EL ARTE DE PONERSE GUAPA

La elegancia se construye y vive cada día, con estos consejos estrella. Es un estilo de vida que sólo algunas personas deciden adoptar, pero ser elegante no es tan complicado como parece y todas podemos llegar a serlo si queremos. Por eso, te dejamos algunos tips para que sorprendas a todos y te conviertas en la mujer tan sofisticada que tanto te gustaría ser. Intenta mantener tu espalda erguida cuando estés parada, pero también cuando camines y te sientes. También es importante que identifiques tu estilo personal y que le seas fiel. Getty Images 4.

Guapa elegante - 10802

3 looks para ir elegante a la oficina a los 45 años

Así tienes que cuidar la piel de la cara cuando tienes 20 abriles. En materia de vestir, no feed nada escrito. Bueno, sí, reconocemos que existen unos cuantos libros, pero a lo que nos referimos es a que cada una puede ponerse lo que quiera, eso con lo que se siente guapa. No importa si tienes los brazos gruesos o abundante pecho; si te enamoran los corsés o la moda 'cottagecore', seguro que encuentras una propuesta para ti. Tampoco la edad, ni la altura tampoco Instagram pueden decidir con qué te encuentras bien. Las zapatillas como calzado estrella, una buena combinación de estilos y no olvidar los 'crops tops' este verano son algunas de las claves. Pero sigue apuntando. Las que estamos en torno a los 20 vivimos en una brecha generacional que, la verdad, tiene nuestro armario bífido.

Video Playlist

Empero, por encima de la piel, feed otras fronteras simbólicas. El acto de vestirse, maquillarse, peinarse y perfumarse es, por sí solo, un arte: el arte de presentar ante el globo una imagen artificial de nosotros mismos. Esta parafernalia, que nos sirve para exhibirnos y ocultarnos al mismo tiempo, ha fascinado a los artistas desde los albores del Renacimiento. Y, como el monopolio del arte estuvo muchos siglos en manos masculinas y el de la vanidad, en manos femeninas, la mujer es la gran protagonista de casi todas las obras, pintadas por hombres, que abordan el avío personal. Incluso en épocas de ñoñería religioso, los pintores echan mano de excusas que les permitan representar un desnudo, como pasajes bíblicos o mitológicos en los que una mujer se baña. Encerrarse en el baño y relajarse bajo un chorro de licor caliente es una conquista social que tiene mucho que ver con el nacimiento de los derechos individuales. Entre ellos, el derecho a la privacidad, un privilegio impensable para nuestros antepasados. El arte de ponerse guapa denial viene de un día para otro.

Leave a Reply