LA HUMILLACIÓN: UN ATAQUE A NUESTRA IDENTIDAD

Es imposible anticipar como la persona con la que estas van a actuar. Sin embargo, si ellos se sienten inferiores, no tienen autoestima, o en casos han tenido un mal día o se sienten con la necesidad de poder desquitarse con quien sea… entonces seguramente esta persona sin pensar, humilla con crueldad y sin compasión. Reconocer que no por que otros lastimen, uno también lo tiene que hacer, cuando uno se valora, difícilmente otros lo pueden pisotear. Curiosamente, no afecta lo importante que sea la persona en su carrera o en su vida. En realidad la humillación tiene dos caras, por un lado se encuentra la persona que humilla, maltrata y lastima; esta persona, como ya expuse, tiene mala autoestima, se siente tan devaluado que cree que tiene el derecho o el poder de menospreciar a quien sea. O puede ser que en casos específicos, esa persona solo ha tenido un mal día y busca a alguien con quien se tiene que desquitar y sacar su frustración.

Citas para hombres - 715667

El control es importante

Veamos en qué consiste y cómo podemos afrontarla. La culpa, la ira, la tristeza y la rabia son algunas de ellas. Sin embargo, hay una que no hemos mencionado y que provoca un impacto tan fuerte que puede llegar a destrozarnos: la abyección. La humillación es un estado emocional negativo que deja una profunda efecto en cada uno de nosotros. Arrepentirse que carecemos de valía, que somos mediocres, que hagamos lo que hagamos quedaremos en ridículo es una alzada que podemos arrastrar durante largo tiempo. Los investigadores analizaron las ondas cerebrales de los participantes mientras veían en una pantalla insultos y halagos. Todavía se les contó a los participantes diversas historias en las que tenían que ponerse en la piel del protagonista. De esta forma, serían capaces de conectar su emoción al gastar en su lugar.

Leave a Reply