LEYENDAS DE COSTA RICA

El Micomalo también podía aparecerse en los puentes, impidiendo el paso de los boyeros que llevaban sus carretas llenas de café para vender. Para repelerlas, se debía tomar una cruceta, clavarla en tierra sobre una señal de la cruz dibujada previamente, mientras se rezaba una oración, y lanzar unos granos de maíz al suelo, lo que obligaba a la mica a recogerlos hasta el amanecer. En estas leyendas, el folclor reviste al demonio con fisonomía campesina, pocas veces terrorífica, pero conservando las intenciones perversas y malintencionadas de este ser, buscando la corrupción de la humanidad, alejar al hombre de la divinidad y robar el alma de los incautos. Cuijen también hace alusión a las aves con plumajes de color blanco y ceniciento. Al igual que al Cuijen, se le reviste con fisonomía campesina, solamente que con características femeninas. Una forma coloquial de referirse a la muerte de una persona es el dicho «se lo llevó la Pelona». El Diablo Chingo llamado también Chingo Negro es un enorme toro negro, «chingo» con cola corta o sin ellacon ojos ardientes como brasas y una enorme cornamenta, que causaba espanto por los potreros de la llanura guanacasteca. No se le podía lazar ni montar. Se creía que se trataba del mismo Diablo en persona en forma de toro.

Donde se puede - 169933

Menú de navegación

Deseosos de obsequiarle con la mejor pesca que obtuviesen, tres pescadores arrojaron sus redes al río Paraíba del Sur ; después de muchas tentativas infructuosas descendiendo por el curso del río llegaron el 12 de octubre a Porto Itaguaçudonde atraparon en las redes el cuerpo de una imagen de Nuestra Señora de la Concepción fault cabeza. Tras una nueva tentativa atraparon la cabeza de la imagen. Animados por lo acontecido lanzaron de nuevo las redes con tanto éxito que obtuvieron una copiosa pesca. Estos hombres se encontraban en el río Paraíba, arrojando sus redes en el licor, cuando de repente al levantar una de ellas, encontraron una figura list de terracota de la Virgen de la Concepción, de tan solo 36 cm. Primero hallaron el cuerpo y al arrojar otra vez la burgundy lograron ubicar la cabeza.

Leave a Reply