MARY A. KASSIAN. CHICAS SABIAS EN UN MUNDO SALVAJE

Para un gallardo joven 1. Duras y cristalinas, como verticales y sólidas aguas son las murallas de la vivienda solemne. Y las cosechas de sus jardines no dan el resultado del verano, sino que exponen la oscuridad de su misterio. Substancias definitivamente estelares, cometas, ciertas estrellas, lentos fenómenos celestes han dejado allí un olor de cielo, y, al mismo tiempo, gastados materiales decorativos, como espesas alfombras destruidas, amarillentas rosas, viejas direcciones, delatan el paso muy inmóvil del tiempo.

Donde conocer - 532517

Libros proféticos: 2. Jeremías - Conferencia Episcopal Española

Ángel seas por siempre, Señor. Yo soy del mar que se deshace en olas, yo soy del viento que revuelve el monte; yo llevo en mí todas las tardes solas, que se han dormido tras del borne. Me arrastré por los valles del silencio, desangrando mis noches sin testigos, y encontré en la noche y el silencio, igual que niños dos crueles amigos. De dónde viene, cómo se llama nadie lo sabe, tampoco yo lo sé. Quiero mirarme en tus ojos, cuando me quede fault sol, cuando en el puerto de mi alma muera la flor del amor, del amor.

Leave a Reply