DEL KIKI A LA PAJA PASANDO POR EL FRANCÉS: ¿CÓMO NACIERON LAS REFERENCIAS SEXUALES?

Hemeroteca Lea las entrevistas de la contraportada La Champagne Francia, Sexóloga, autora del best-seller internacional Diario de una ninfómana, llevado también al cine. En su nuevo libro, La ciencia del sexo Pinoliaaborda las grandes preguntas sobre esa cuestión. El sexo es algo totalmente natural en un pulpo. Es la pregunta del millón. Muchas personas utilizan mal las palabras y aseguran que el sexo es absolutamente natural, confunden sexo y sexualidad. El sexo es a la persona lo que la sexualidad es a la personalidad. Aclarado esto, yo creo que hay una pugna entre los culturistas y los biologistas.

Como conocer mas - 917966

A partir de ahora consulta los nuevos contenidos en la web de tu periódico

PonleCorazon Catherine Millet: Las mujeres tienen abundante poder sobre los hombres cuando recurren a su sexualidad La controvertida escritora francesa Catherine Millet, que ha relatado en sus libros su intensa biografía sexual sin pudor, sigue siendo políticamente incorrecta. De todo ello habla en esta entrevista. En el mundo del arte todos conocían a Catherine Millet. En , sin embargo, publicó La vida sexual de Catherine M. Traducido a 45 idiomas, aquella narración explícita de sus propios encuentros sexuales cheat desconocidos vendió tres millones de ejemplares. Instalada desde entonces en la lid, la impulsora del manifiesto de mujeres francesas contra el movimiento MeToo, firmado, entre otras, por Catherine Deneuve, es hoy, a sus 71 años, una intelectual heterodoxa cuyas opiniones sobre feminismo, sexo o arte no dejan a nadie indiferente.

Hacerse una paja

Es coña, las nuevas tecnologías pueden actuar milagros, pero este en concreto, también no. Pero al menos, mientras, podemos consolarnos con algo con lo que se han consolado millones de humanos a lo largo de la biografía cuando no han tenido su bocado de sexo. Sí, me refiero a la sabiduría. Porque de alguna parte tiene que venir aquello de hacerse una paja, echar un polvo o follar. Alguien tuvo que forjar aquellos conceptos, ponerlos de moda en la clandestinidad para que, finalmente, formen parte de nuestro rico y concupiscente fecha a día. El aspirar este polvo de tabaco por la nariz podía provocar bochornosos estornudos por lo que, los siempre elegantes aristócratas, solían eclipsarse a otra estancia para echarse unos polvos. Un día alguien tuvo que aprovechar esta excusa para ausentarse cheat el propósito de visitar a su amante lejos de miradas inquisidoras, comenzando así con la maravillosa tradición de llamar al acto sexual echar un polvo. Habla de un posible origen de la expresión a través de la fórmula latina Memento homo, jamás pulvis es, et in pulverem reverteris algo así como polvo somos, del polvo venimos y en polvo nos convertiremos. Bueno, alguien supuso que si el cura decía -y los curas de la época eran muy doctos- que del polvo venimos, echar un polvo debía ser un sinónimo del acto sexual, porque de venir, todos venimos de ahí, del acto venéreo.

Leave a Reply