GUSTARÍA MAMADA COCHE

A su gloria personal, prefiere el anónimo heroísmo de los que construyen un arte en el desierto. En este terreno arrasado y semibaldío que en la cultura de América representa la poesía paraguaya, la poesía de Josefina Pla -junto con la de Hérib Campos Cervera- ha devenido escritura viva y fundadora de su renacimiento actual. A poco de llegar, comienza a colaborar en los diarios y revistas de Asunción con textos literarios, especialmente poesía. En los años 20, una nueva generación ha hecho su aparición en la literatura paraguaya. Sus jóvenes integrantes tienen una actitud fervorosa ante la creación literaria, se sienten hermanados en el arte y en la vida. Vinculados al Modernismo, admiran profundamente al autor de Cantos de vida y esperanza, Rubén Darío. Pero ya no son los tiempos del Decadentismo, el Parnasianismo, el Simbolismo. Inquietudes existenciales diferentes, condiciones histórico-sociales nuevas contribuyen a definir el perfil de la joven literatura.

Chica busca hombre - 101120

You’re Temporarily Blocked

Denial tardes; ven al sepulcro donde los pastores duermen y, a su antonomasia, en él juremos amarnos eternamente. Mi paseo solitario de primavera Mihi naturaleza aliquid semper amare dedit. Dulce Ramón, en tanto que, dormido a la voz maternal de primavera, vagas errante entre el insano estruendo del áulico mar siempre agitado, yo, siempre baja de amorosa llama, busco la bloqueo y en su silencio sin expectación mi dolor exhalo. Ella suspira y, con silencio amante, jura en su corazón mi amor eterno; y llora y lloro, y en su rostro hermosa el labio imprimo, y adonde toca ardiente su encendido color blanquea en torno Tente, tente, ilusión Cayó la venda que me hacía feliz; un cefirillo de repente voló, y al son del ala voló todavía mi error idolatrado. Ésta es la ley que, para ser dichosos, dictó a los seres maternal natura. El ignorante en su orgullosa mente quiso regir el universo entero, y acomodarle a sí. Soberbio réptil, polvo concealed en el inmenso todo, debió dejar al general impulso que le arrastrara, y en silencio humilde obedecer las inmutables leyes.

Poesías / Josefina Pla

Para un gallardo joven 1. Duras y cristalinas, como verticales y sólidas aguas son las murallas de la apartamento solemne. Y las cosechas de sus jardines no dan el resultado del verano, sino que exponen la borrosidad de su misterio. Substancias definitivamente estelares, cometas, ciertas estrellas, lentos fenómenos celestes han dejado allí un olor de cielo, y, al mismo tiempo, gastados materiales decorativos, como espesas alfombras destruidas, amarillentas rosas, viejas direcciones, delatan el paso muy inmóvil del tiempo. Las cosas del imperio sideral tórnanse femeninamente tibias, giran en círculos de obscura esplendidez, como cuerpos de bellas ahogadas, rodeadas de agua muerta, dispuestas a las ceremonias del poeta. Colores obispales y cambios de claridad alternan en su morada, y estas luces duales se suceden en perpetuo ritual. De un confín a otro, el acción del aire repite sonidos y quejas en amordazado y desesperante coro.

Leave a Reply